Las escuelas del Institut Mines-Télécom transforman constantemente sus modelos de enseñanza con objeto de preparar a estudiantes y profesionales para los retos del mundo contemporáneo integrando los nuevos usos vinculados a las tecnologías. En este sentido, las prácticas de la hibridación de la enseñanza, entre cursos presenciales y a distancia, se han multiplicado a lo largo de los años. Se han desplegado a gran escala durante el confinamiento para garantizar la continuidad de la formación y mantener el mismo nivel de calidad pedagógica.

El IMT, en línea con este trabajo, acelera esta transición con una inversión excepcional para adquirir equipos y reforzar sus infraestructuras informáticas. No sólo se trata de asegurar el inicio del curso académico y el año escolar independientemente de las normas sanitarias vigentes (número de personas limitado en un espacio, confinamiento) sino también de facilitar la aceleración de la adopción de nuevas prácticas innovadoras y la puesta en común de algunos medios de las escuelas del IMT.

Más allá del contexto sanitario, la hibridación representa un movimiento de fondo en el mundo de la enseñanza superior. En este contexto, las escuelas del IMT integran modelos pedagógicos innovadores basados ​​parcialmente en la formación a distancia que favorece una mayor autonomía de los estudiantes y un mejor seguimiento del aprendizaje.

Acompañar esta transformación

Para acompañar esta transformación de las pedagogías, el IMT invierte para reforzar las infraestructuras digitales de sus escuelas y formar a los profesores, con un presupuesto excepcional de 1,6 millones de euros. Más de la mitad de este presupuesto se destina a equipos informáticos, hardware y softwares para estudiantes, profesores y personal de soporte.

Por tanto, algunos trabajos prácticos pueden ser virtuales mientras se realizan en condiciones reales gracias a simuladores o emuladores que reproducen el funcionamiento de algunos aparatos y las propiedades físicas y mecánicas de los dispositivos que se están experimentando.

Los fondos asignados también permitirán equipar las aulas (cámaras, etc.) y sentar las bases de la enseñanza multimodal (online y presencial).

Con estos nuevos equipos, las escuelas podrán adaptar sus enseñanzas (a distancia, presenciales o híbridas) durante el año escolar, por ejemplo, según las limitaciones impuestas por la crisis sanitaria.

Nueva pedagogía digital

Las escuelas de IMT ya tienen una importante transmisión de la experiencia sobre las prácticas pedagógicas más eficaces como, por ejemplo, las clases invertidas; han observado que los conocimientos que se adquieren de manera autónoma se dominan a largo plazo y más a fondo. Además, en los últimos meses se ha puesto en evidencia la necesidad de adoptar una pedagogía activa y modular las enseñanzas cuando el conocimiento se transmite online.

Los cursos están secuenciados en períodos cortos con diferentes tiempos; a la sesión teórica le sucederá una secuencia más participativa en la que los estudiantes plantean sus preguntas por chat, responden a un cuestionario de opción múltiple o un voto. Estos dispositivos interactivos permiten conservar el compromiso de los estudiantes a lo largo del ciclo de aprendizaje que, de este modo, se pone en escena.

Estas formaciones híbridas corresponden a los modos de acceso al conocimiento que buscan los estudiantes al permitir que cada uno elija su tiempo y su ritmo de formación manteniendo comunicaciones presenciales donde se establecen las interacciones informales.

« En efecto, la hibridación de las enseñanzas no significa virtualización. El IMT quiere conservar una vida de campus activa que sea parte integrante de la formación, entre las actividades asociativas, los proyectos en relación con las empresas o simplemente las comunicaciones entre estudiantes y profesores. »

subraya Odile Gauthier, Directora General del IMT.

Puesta en común de los recursos pedagógicos

A la larga, se quiere facilitar la puesta en común de los recursos pedagógicos y el trabajo colaborativo entre escuelas para permitir que estudiantes y profesionales accedan a todos los contenidos creados por los profesores.

Para el inicio del curso académico, los estudiantes de los socios internacionales del IMT que no puedan cruzar las fronteras podrán seguir un curso específico. Además de los MOOC seguidos por todos los estudiantes, se les invitará a estudiar cursos online. Es aquí donde se pondrán en común los recursos para garantizar la calidad de las comunicaciones con los estudiantes.

Así, los estudiantes internacionales de un mismo huso horario y de una misma materia fundamental podrán agruparse en un curso común a las escuelas del IMT, repartiéndose de este modo la carga de las enseñanzas en los diferentes husos horarios entre las escuelas.

Esta lógica de puesta en común de los recursos también se aplicará a la formación profesional con una interconexión de los diferentes módulos.